En medio de la crisis, las franquicias vuelan al formato low cost y ultra low cost

El parate de la pandemia le hace lugar a reflexionar sobre las mejores posibilidades de encarar un negocio. ¿Qué es lo que viene?

En medio de la crisis, las franquicias vuelan al formato low cost y ultra low cost

Por Azul Martínez

 

Tiempo de cuarentena, tiempo de crisis.

 

La cuarentena deja abundante tiempo para la reflexión y se sabe que toda crisis abre al menos dos puertas: la del riesgo y la de la oportunidad. También se sabe que no hay mal que dure cien años y que el coronavirus en algún momento dará respiro para volver a la actividad.

 

En ese contexto aparecen las franquicias, una fórmula comercial accesible que no obliga a efectuar gigantescos desembolsos y con la garantía de ser una fórmula exitosa.

 

Con más de 30 años de historia en nuestro país, las franquicias supieron evolucionar a lo largo del tiempo adaptándose a las necesidades del mercado. Surgidas con la llegada de las cadenas de fast food norteamericanas a principios de los ‘90, el modelo de franquicias nacional se expandió tras la crisis del 2001, cuando empresas extranjeras emigraron y marcas argentinas ocuparon el espacio.

 

Hubo un un boom en la primera década del siglo, pero en los últimos años perdieron rentabilidad como buena parte de los sectores económicos. Sin embargo, es en épocas críticas cuando la gente se aferra aferrarse más a lo conocido. De ahí que la crisis arrime a nuevos jugadores que deciden dejar de lado la marca propia, para adoptar otra consolidada y con el respaldo de una amplia red.

 

Del otro lado del mostrador, las franquicias se corren a formatos low cost y ultra low cost para atraerlos, en una carrera cada vez más competitiva.

 

Punto biz dialogó con referentes del sector que detallaron las principales tendencias y las nuevas marcas que llegan a la región en este 2020.

 

Adaptarse a nuevos esquemas

 

No resulta llamativo que las franquicias hayan tenido que adaptar sus modelos de negocio para mantener rentabilidad en un contexto de creciente inflación y caída del consumo. Mantenerse competitivas y atraer la atención del consumidor se hace imprescindible para poder sostenerse y seguir expandiéndose, porque no todo es un lecho de rosas.

 

La presidente de la Cámara Argentina de Franquiciados, Gisele Interlichia, señaló que, desde hace tres años el sistema de franquicias comenzó a tener una recaída en lo que era la apertura de nuevos puntos de venta. En la última encuesta realizada, más del 55% de los asociados indicó que tardaron cerca de 20 meses en obtener el recupero de la inversión inicial. “Estos números son bajos, ya que hace unos cuatro años el mismo se efectuaba en 12 meses o menos”, contó.

 

Para Carlos Canudas, titular de Estudio Canudas, debido al contexto económico muchas marcas se volcaron a modelos low cost para seguir creciendo. “Antes un local de Café Martinez te salía u$s150.000 y de repente lanzaron un nuevo formato que es ‘café a la barra’ y sale u$s90.000. Pero ahora incluso están pensando en un low cost del low cost, porque hay gente con u$s50.000 que quiere invertir en su franquicia como en tantas otras, y se están pensando formatos que se adapten a ese capital. La heladería Freddo es otro ejemplo, pasó de tiendas grandes a tener locales tipo garaje, con poco personal y también redujo los sabores”.

 

A pesar de que es innegable que en el último tiempo la mayoría de las industrias fueron perdiendo rentabilidad, las franquicias siguen siendo una opción en la que vale la pena invertir.

 

Especialistas coincidieron en que una marca nueva puede terminarse antes del segundo año, mientras que el mínimo de vida de una franquicia suele ubicarse en los cinco años. Según Mario Comi, gerente general de la consultora Francorp, su plus se encuentra en dar mayor seguridad que un emprendimiento propio. “Una franquicia busca minimizar el riesgo, eso es un valor más ponderado en un contexto económico complejo y el franquiciado es alguien que prioriza un escenario más previsible”, indicó el asesor.

 

Lo que suma De acuerdo con un relevamiento que realizó la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), dentro del sector de las low cost, las grandes protagonistas de este año seguirán siendo las franquicias de monoproductos gastronómicos, como pizzas y empanadas. Su éxito radica en obtener rentabilidad al vender barato, pero volúmenes grandes. Se ubican en locales pequeños en zonas de alta circulación.

 

A su vez, vienen apareciendo nuevos conceptos como papas fritas con topping, churros y chorizos gourmet, negocios a los que se puede acceder por montos que rondan los u$s40.000.

 

Canudas sostiene que también se observa que franquicias ya arraigadas crean segundas marcas para acaparar nuevos públicos y bajar costos de producción. Uno de estos casos es el de Kiosko de Empanadas, marca low cost de la cadena de empanadas Morita, que desembarcó en Rosario hace cuatro años. Otro ejemplo es el de Tomasso, cadena de comida rápida porteña con tres locales en la ciudad que hizo el proceso a la inversa. “Tomasso tiene un formato de pizzería tradicional y sin delivery así que el año pasado sus dueños crearon Fly Morfi, una marca para incluir este servicio y trabajar una estética más moderna en sus sucursales”, indicó el asesor.

 

Un rubro que viene ganando terreno es el de las franquicias de capacitación como Instituto Balcarce e Instituto Ciec, que brindan cursos en diversas áreas y dirigidos a sectores socioeconómicos bajos. Según Interlichia, estas opciones son más valoradas en contextos de recesión, ya que requieren un nivel de inversión bajo, que llega como máximo a los u$s50.000. Además, pueden ser montadas en el propio hogar y requieren mobiliario sencillo. También suma el área de estética y belleza para mujeres, con locales abocados a trabajar zonas del cuerpo específicas, como cejas y pestañas o pintura y diseño de uñas. Uno de ellos es Actualis, que a sus tres locales en Rosario viene de sumar su primera franquicia en el Complejo Estación Funes. Mientras que en el masculino se dio una vuelta a las barberías, tendencia que si bien comenzó hace dos años, continúa en auge. Se instalaron en Rosario marcas de afuera como Salón Berlín y The Barber Job. Para Mario Comi, tanto las franquicias de capacitación como las de estética ofrecen una salida laboral a personas que tienen un oficio, pero no cuentan con conocimientos de marketing o contactos para iniciar su propia marca. “La idea es que quién estudió para una actividad puede tener su propio negocio adhiriendo a una red, con el valor de estar él al al frente en la gestión y en la atención”, destacó el ejecutivo.

 

Los rubros que se vienen

 

La Asociación Argentina de Marcas y Franquicias anticipa que también llegará:

  • Una versión actualizada y parecida al famoso ¨todo por 2 pesos¨ (en Rosario ya abrió un local con esta propuesta, se trata del bazar Todox100, inaugurando en peatonal San Martín y Rioja)
  • Residencias estudiantiles para universitarios.
  • Nuevas franquicias relacionadas con la actividad inmobiliaria. Hace tiempo que en la ciudad opera, no sin polémica, Remax.
  • Propuestas en industrias tradicionales que comienzan a expandirse a través de franquicias

 

FUENTE: PUNTO BIZ



Novedades

En medio de la crisis, las franquicias vuelan al formato low cost y ultra low cost

En medio de la crisis, las franquicias vuelan al formato low cost y ultra low cost

El parate de la pandemia le hace lugar a reflexionar sobre las mejores posibilidades de encarar un negocio. ¿Qué es lo que viene?

[ + ampliar ]

Ver todos









En medio de la crisis, las franquicias vuelan al formato low cost y ultra low cost


Franquicias - Consultoria y asesoramiento en franquicias | Francorp
11 de Septiembre 2173 • Piso 6° C1428AIG • Buenos Aires Argentina

54 (11) 4780-3500 54 (11) 4780-3030    www.francorp.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne